Nacimiento de una potra
 
 
La serpiente, el árbol del conocimiento, la fruta prohibida, son símbolos esotéricos que indican un extraordinario camino interior que se puede recorrer en un momento particular de nuestra vida. En esta pintura hay dos temas principales que son mutuamente excluyentes. El más evidente está representado por un paisaje desértico, donde un nido de serpientes, piedras y una planta de semillero, se colocan en primer plano en la mirada del observador.
El segundo sujeto principal distorsiona por completo la composición visual de la imagen. La serpiente tienta y trata de engañar, como el título de la pintura: Nacimiento de una potra.